Si esta imagen no te emociona, no te gusta el cine de verdad

jueves, 28 de julio de 2011

DÍAS DE VINO Y ROSAS



El título se toma de los versos de un poema del autor inglés Ernest Dowson (1867-1900).



“Recoged las rosas mientras podáis,
largos no son los días de vino y rosas.
De un nebuloso sueño surge nuestro sendero,
que se pierde en otro sendero”.


Jack Lemmon nos sorprende con esta interpretación, muy diferente a lo que nos tiene acostumbrados. Nos encontramos con un drama llevado de la mano de Jack Lemmon y Lee Remick. Dirigidos por Black Edwards y con guión de J.P. Miller, esta película, nos adentra en un drama duro, desgarrador, de una tremenda sensibilidad que nos hace sentir el dolor y la impotencia. Nos sorprende una temática donde ambos personajes se adentran en el mismo problema, siendo sus antagonistas ellos mismos. Al estar los dos protagonistas inmersos en el mismo drama se hace más patente la situación y a la vez, angustia más. No hay escapatoria ni respiro en la película para ninguno de los dos protagonistas.


Es curioso que un actor y un director que nos tienen acostumbrados a la comedia, nos presenten este impactante drama, donde dos protagonistas se verán envueltos en una lucha interior, una lucha con ellos mismos para intentar escapar de un pozo en el que se adentran cada vez más.


BLACK EDWARDS

Jack Lemmon interpreta a Joe Clay, un jefe de relaciones públicas que se enamora de Kirsten Andesen (Lee Remick) en una fiesta. A partir de ese momento comenzará un angustioso romance.


Jack Lemmon nos tenía, como he comentado antes, acostumbrados a la comedia y a sacarnos unas cuantas carcajadas. Ha protagonizado otras películas donde se nos muestra serio, como por ejemplo ¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre? Pero en esta, no solo se muestra serio, sino que protagoniza un drama bastante duro. Su interpretación es de diez. Lee Remick le acompaña y no se queda atrás, ya que su actuación es magistral. De lo mejor que he visto de ella. Pese a que no es una de mis actrices predilectas, reconozco que en esta película, esta estupenda.



Ambos personajes están perfectamente dibujados, su personalidad, su psicología, sus fuerzas y sus debilidades. Ambos evolucionan y nos muestran, durante todo el metraje, su angustia y su dolor.

Los diálogos son muy buenos, tienen las frases justas. Un buen guión, donde las imágenes cuentan mucho y los diálogos se cargan de fuerza y personalidad. Nunca he visto una película que refleje tan bien una situación como la que viven los dos protagonistas. Los cambios de humor, de la alegría a la tristeza, la euforia, el llanto, los gestos y las miradas son escalofriantes. En esta película se siente miedo, es un terror diferente a las películas de terror clásicas, es un miedo a esa boca que te puede engullir sin que te des cuenta. Juzgamos lo que vemos y pensamos que eso solo les pasa a determinadas personas, pero ¿quién sabe lo que le pasa a cada uno a lo largo de su vida? No es tan difícil caer, porque, en el fondo, somos seres débiles, que nos vamos salvando y protegiendo de la mejor manera que podemos o sabemos.



El ritmo de la película va en aumento, generando tensión dramática a cada momento, a medida que la película se adentra más en el hoyo, el ritmo cambia. Es como una obra de teatro donde la ambientación es estupenda. Las cuatro paredes en la que se desarrolla casi todo el infierno que van a vivir, te hace angustiarte con ellos. Te va envolviendo y sientes que no hay escapatoria, que se hunden cada vez más. Es una situación aterradora que, por desgracia, seguramente se dará en más de un hogar en la vida real. No hay lugar para el descanso, es un profundo pozo en el que se van metiendo y no nos dan tregua, es triste y tremendo, de principio a fin.


Esta claro que Black Edwards maneja perfectamente la cámara en cada momento y sabe dirigir este drama de manera muy desgarradora. Nos encontramos planos magistrales, picados y contrapicados, escenas que te dejan fría, como la de la búsqueda de la botella en el invernadero.




Billy Wilder, otro de los grandes directores de comedia, unos cuantos años antes, se atrevió con una película que trataba la misma temática “días sin huella” (1945) con Ray Milland y Jane Wyman. Otro peliculón de Wilder.

Ray Milland y Jane Wyman

En cuanto a la música, que puedo decir, es del gran Henri Mancini. Incorpora la canción de voces mixtas “Days of Wine and Roses” (Mancini y Mercer). Añade dos temas ajenos: “Rock-a-Bye Baby” y “I Only Have Eyes for You” (Warren). Esta cinta gano un Óscar a la mejor canción. La fotografía, de Philip Lothrop, nos muestra un fantástico blanco/negro con un claroscuro en las imágenes, que, visualmente es increíble, las imágenes y la luz, nos hablan de los personajes.

Es una película con buen guión, cargada de una gran tensión dramática y con dos protagonistas que no parecen actores de lo bien que lo hacen. Os la recomiendo, no dejéis de verla.


20 comentarios:

SqSmaravillosa dijo...

Hola Lala! Dias de vino y rosas, es una de esas películas que dejan huella.Era la primera vez que veía al magnífico Lemmon en una interpretación dramática de principio a fin, y me dejó muy sorprendida. El mundo de las drogas, entre ellas se incluye por supuesto el alcohol, es horrible, y parece que algunas personas nacen predispuestas a convertirse en adictos a algunas sustancias. Las interpretaciones de ambos artistas es tan grandiosa, que por unos momentos te hace parar a pensar, si ellos mismos en su vida real, pasarían por la misma situación. Para quitarse el sombrero.Saludos.

Manderly dijo...

Qué película más dura!! Impresiona el trabajo de ambos actores, sobre todo el cambio de registro de Lemmon. Toda una sorpresa para los que seguimos con ganas las comedias de Edwards!!!
Maravillosa la canción...

Lo mismo se puede decir de 'Días sin huella'

Dos buenas recomendaciones, Lala.
Saludos.

El Bueno de Cuttlas dijo...

Muy buena película sobre un tema tan difícil de abordar sin caer en lugares comunes. Los protagnistas, Jack Lemmon y Lee Remick están sensacionales, así como Black Edwards, capaz de filmar también buenas historias dramáticas. Cinta a reivindicar.

Un saludo

Javi dijo...

Bajo la apariencia amable de una buena situación social y el amor que surge en la pareja protagonista nos vamos sumergiendo paso a paso en una gran tragedia sobre la adicción al alcohol, una caída a los infiernos de difícil salida. Uno lo hará, el otro, lamentablemente, no podrá. Una peli durísima del gran Blake Edwards, director que hacía de todo y casi todo bien, contada con elegancia y una sensibilidad increíble.
Días sin huella me parece otra gran película. Creo que en ésta el tratamiento sobre el problema es más personal, muy existencial; el estudio psicológico que se hace sobre Ray Milland es inmenso y hay auténtica poesía en la visión dada.
Muy buen post, Lala. Un saludo.

Rodrigo Moral dijo...

Últimamente estoy navegando mucho por los blogs y me pasa que muchas películas no las vi, o las que vi, no las recuerdo. Ésta la vi hace no tantos años, así que puedo afirmar lo que estás diciendo: una película terrible, con un realismo logradísimo y dos actores geniales.

Acá, al menos, no es la más conocida de Black Edwards, pero en mi opinión, es la mejor que hizo (de las que vi).

¿Se hacen hoy en día películas tan logradas como ésta?

Saludos.

deWitt dijo...

Me gustó ( y me gusta) mucho esta película desde que la ví. Lemon y Remick están sensacionales, para mí, yo confieso, en 2 de sus mejores interpretaciones, sobre todo ella que consigue hacernos olvidar su aspecto dulce e inocente. La historia es desagarradora pero al mismo tiempo muy interesante al plantear ese "efecto espejo" en una pareja. Como muy bien menciosas tú, la secuencia del invernadero es quizás el climax de la película.

La famosa canción... maravillosa.

Y la peli que mencionas de Wilder también aborda el mismo problema pero desde una óptica diferente. Es más, si la censura no lo hubiera evitado, sabríamos que el protagonista bebe para sobrellevar su supuesta homosexualidad.

Buena peli, buena entrada!

biquiños

key dijo...

Las adicciones son peligrosas, como ésta peli. Te puede dar adicción a ver buen cine en blanco y negro. Incluso diría que es de terror, cotidiano pero...

Mario dijo...

Tengo la película, que bueno que trate el alcoholismo, es un tema escabroso pero hay que observarlo de vez en cuando para ver ese drama que es parte de la sociedad que alienta el consumo de alcohol y que a veces no mide consecuencias, sin exagerar claro que tampoco es un crimen beber si no se vuelve pan de cada día. Lemmon me crea curiosidad, como suele aparecer en comedias más que en éstas realidades y Edwards es un director interesante que puede dar para más de un registro. Un abrazo.

Mario.

Alan Smithee dijo...

Hola Lala,

Yo la ví hae un montón de años y es una película de la que guardo muy buen recuerdo. Me han venido ganas de volverla a ver en muchas ocasiones y nunca la he vuelto a ver. A ver si con tu post me animo.

Por cierto, no tiene nada que ver más allá del tema, pero ¿has visto Leaving Las Vegas? También es inmensa

Un beso!

David Amorós dijo...

No he visto "Días sin huella" pero sí "Días de vino y rosas" y estoy muy de acuerdo con tu valoración, sobretodo cuando hablas de que es la aproximación más exacta a una pareja con problemas de alcoholismo y la que mejor muestra sus vaivenes físicos y emocionales. Muy buena recomendación. Un abrazo.

David C. dijo...

Tremenda película. Excelente, excelente, excelente.

miquel zueras dijo...

Magistral película. También hay que destacar a Charles Bickford que interpreta al padre de Reemick, un buen secundario. Es tremenda la escena final en que Lemmon ve alejarse a Reemick perdiéndose entre los rótulos luminosos de los bares, es como si diera a entender que ella pertenece ya a otro mundo. Besos. Borgo.

Lala dijo...

Hola SQS, gracias por pasarte. Tus palabras muy acertadas y seguramente hay personas que, por la vida que les ha tocado vivir, se vean inmersos en un drama de estas características. No es díficil que pasa a cualquiera, incluso a gente con dinero y que vive bien, en apariencia, pero que puede tener un vacío tan grande que le haga llegar a esos extremos, eso es un caso posible, pero hay mil cosas que pueden darse. Besotes

Hola MANDERLY, si, es un cambio de registro asombroso. Los dos actuan de maravilla e impresiona mucho la película. Gracias por pasarte. Besotes.

Hola cuttlas. Gracias por pasarte por mi rincón de cine. El director apuesta por este duro drama y la verdad, acerto de lleno. Con dos actores que parecen que lo sentían de verdad. Te leo. Un beso

Lala dijo...

Hola JAVI. Gracias por tu visita y tus comentarios, como siempre muy buenos, los que me das sobre tu visión respecto a ambas películas. Blake hace una dirección maravillosa y la interpretación de ambos actores es tremendamente real. Besotes

Hola RODRIGO, es dificil encontrar buenas películas, al menos con la esencia de las clásicas. Reconozco que ahora hay muy buenas pelis. Yo soy una apasionada del clásico y como antes, desde luego, no hacen
nada. Besotes

Hola amigo DEWITT. Muy buen comentario sobre ambas pelis, de la película de días sin huella yo también pienso lo mismo sobre la supuesta homosexualidad. Lee Remick lo hace sensacional y ese "efecto espejo" es de una carga dramática tremenda. Besotes

Hola KEY, si la adicción al cine fuera peligrosa yo no se que sería de mi. Estaría perdida para siempre. Un besote

Lala dijo...

Hola MARIO, es un tema bastante duro y no se trata ni se habla tanto de él como se hace con las drogas, siendo este, una droga más. Como bien dices si uno se acostumbra a que sea todos los días. A mi por suerte, no me gusta el alcohol nada, es decir, las copas, porque un buen vinito con su jamoncito me encanta. Pero las copas no me gustan nada, ni siquiera la cerveza. Besotes


Hola Alan, gracias por tu visita. Vuelvela a ver si puedes y ya verás como descubres cosas nuevas, como siempre que volvemos a ver una peli, una y otra vez, es apasionante descubrir cosas que no habias visto la primera vez.
He visto "Leaving las vegas" y la tengo entre las pelis de mi videoteca, estuve a punto de nombrarla en la reseña pero al final no lo hice, es muy buena, nicolas cage lo hace muy bien pero como esta que nos ocupa, ninguna, jaja. Soy una loca del clásico. Un besotes.

Hola DAVID AMORÓS. Es cierto que se aproxima bastante a la realidad. Es muy buena peli y los actores actuan de maravilla. Gracias por tus palabras. Un besote

Lala dijo...

Hola DAVID C. Es tremenda, como bien dices. Un besote

Hola MIGUELLLLL!! la verdad es que el secundario esta genial, la verdad. En cuanto a la escena final, me quedo sin palabras, increíble..... unos besotes

Clementine dijo...

Le doy a esta película el mismo calificativo que le da Miquel, sencillamente magistral. En todo, dirección, guión, música... y por supuesto interpretación. Los dos están de lujo. Es terriblemente dura pero de un realismo alucinante. Besos, Lala.

Lala dijo...

Hola Clementine. Esa es la palabra, magistral. Gracias por visitarme.

Un besote

FATHER_CAPRIO dijo...

Una película que tiene de todo absolutamente. La tengo en el horno pendiente de un repaso pero supongo que me tiene que pillar el cuerpo en condiciones, pues el tema es duro y difícil, máxime con un gran actor al que no acabamos de encajar en papeles tan fuertes. Un gran film sin duda

Lala dijo...

Hola FATHER. Es una película muy dura, la verdad. Y si encima los actores lo hacen de lujo es aún más real. Cuando la veas te gustará.

Un besote