Si esta imagen no te emociona, no te gusta el cine de verdad

lunes, 24 de enero de 2011

MÁS ALLÁ DE LA VIDA


Clint eastwood nos vuelve a introducir en un film novedoso, siempre inaudito, donde cada idea nueva le atrae y nos la plasma en la pantalla. Después de Invictus nos vuelve a mostrar a un Matt Damon, muy bien elegido para este film, cosa que no puedo decir de la protagonista de “el intercambio”. Matt Damon nos sigue demostrando que, tras ese aspecto de jugador de rugby americano, se esconde un gran actor y un buen guionista como demostró en “el indomable will Hunting” junto con su gran amigo Ben Affleck”. Matt nos lleva a tientas por esta película rozando el misterio, el suspense y una dosis de incertidumbre. Lo hace con tanta fuerza y te implica tanto que al final te quedas algo agotado y desilusionado.

Son muchas las expectativas que te creas en esta película y lamentablemente pocas las que se cumplen. Con sus 80 años, Clint nos lanza una pregunta ¿que hay después? Pero más bien su pregunta clara es ¿has encontrado aquello que querías en la vida, has encontrado tu camino, el amor...? Este gran maestro nos tiene acostumbrados a pasar por la muerte en sus películas pero tan solo había tocado el tema del más allá en “medianoche en el jardín del bien y el mal” este magistral film también evoca a los muertos con john Cusack, y sin lugar a dudas, es una película mucho más intimista y entrañable que la que nos ocupa. Peter Morgan, el guionista, ha usado demasiados ingredientes para hacer un plato muy sencillo. La idea de contar desde tres protagonistas muy diferentes lo que se siente ante la perdida y la búsqueda de un porque a priori es un buen planteamiento, pero si se queda hermético y no se profundiza el espectador se aleja de la historia porque no puede agarrarse a ningún personaje. Clint, ha sabido sacarle provecho a la película, pero solo hasta donde ha podido.
Esta película coral nos lleva a pensar en iñarritu por un momento, pero “más allá de la vida” tiene la virtud de enseñarnos de nuevo el sabor de Clint, su ritmo pausado, sus silencios y sus inconfundibles mensajes cargados de romanticismo. Se ha quedado como una película menor de las de Clint, frente a Mystic River o Gran Torino. Posibilidades tenía y muchas, pero cuando en una película coral abres tantas líneas y luego apenas nos da tiempo a empaparnos de ellas nos quedamos con la boca abierta. Queda todo suspendido en el aire y los personajes, que parecían acercarse a nosotros, se alejan cada vez más y te quedas con ganas de que al menos, alguno de ellos, te deje ver más de el.

Pese a todo, gracias a Clint volvemos a cuestionarnos cosas, a plantearnos la vida, a disfrutar de una buena banda sonora y a admirar esos planos tan brillantes en sus películas que muy pocos saben hacer.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi también me dejó un poco frío, es una peli impecablemente hecha pero con un guión bastante flojito, se nota la mano de Clint, pero no pasa de una Babel de Iñarritu sobrenatural. Una pena, pero Clint no es perfecto, es casi perfecto :)

Ricardo Baticón dijo...

A mí este tipo de peli, de reflexionar sobre lo que habrá después de la vida, de las que te hacen pensar... me molan mucho. Esta aún no la he visto pero espero no tardar mucho. Enhorabuena por el post!

Lala dijo...

Gracias Ricardo!! la verdad es que la idea es buena, aunque como digo, se podía haber sacado mucho más.

Besos

David C. dijo...

Buen filme de Eastwood, pero no llega al nivel de "el gran torino", uno de sus mejores filmes de los últimos años.

Lala dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, gran torino o million dolar baby superan con creces a esta película.

Un besote