Si esta imagen no te emociona, no te gusta el cine de verdad

jueves, 26 de enero de 2012

2ª PARTE DE PLUNKEY DE CHOCOLATE

Amigos, aquí os dejo la 2ª parte del relato del plunkey....la semana que viene más.

Se agolpan todos a la puerta del despacho y allí esta, quieto, en su sillón negro. Sin moverse, la mano colgando, el cuchillo manchado de plunkey de chocolate. Alicia sigue con la mirada clavada en el plato de plunkey. German la da un empujón para que se acerque y, ella, muy despacio camina hacía la mesa hundiendo sus tacones en la espesa alfombra, que ahora, manchada de café, adquiere una tonalidad marrón oscuro. Se acerca lentamente a Ricardo y se agacha poniendo su oído junto a su boca. Mira hacia los demás, que cada vez están más juntos en el marco de la puerta, como si quisieran hacerse una foto de grupo y la cámara fuera él, Ricardo. -está muerto-dice Alicia.

Dos chicos que parecían recién salidos de la academia de policía empiezan a tomar declaración a todos y cada uno de ellos. A los pocos minutos dos hombres, vestidos con trajes oscuros y guantes de goma, se acercan al cadáver y empiezan a tocar todo lo que hay a su alrededor metiéndolo en bolsitas.



Por último, llega una mujer, rubia, media melena, pelo suelto y liso, bien proporcionada, cinturita estrecha. Lleva camisa de flores y falda plisada. Su cara angelical, dulce y serena, aunque algo fría, nos hace pensar que la vida la ha tratado bien aunque no siempre. Lleva un portafolios bajo el brazo que sujeta con fuerza. Después de un largo rato hablando con la policía se dirige a German y le pide que lleve a todos a la sala de reuniones.

Todos se dirigen allí cuchicheando y bromeando sobre el aspecto de esta nueva mujer rubia. Están todos sentados en una mesa larga y ovalada. Dirigen sus miradas a la mujer que permanece de pie, hierática y fría, con un cigarrillo encendido y la mirada perdida. Apaga el cigarrillo en el cenicero con soltura pero delicadamente. Saca del portafolios un papel y lo eleva lentamente hasta ponerlo a la altura de sus ojos, respira hondo y comienza a leer.



Un momento de atención por favor, he de deciros algo-dice la mujer rubia- Ricardo dejo sobre su mesa una carta dirigida a mí y he pedido a la policía que sean tan amables de dejar que transmita lo que dice la carta antes de que se la lleven como prueba. Creo que os puede interesar a todos.

Se salta la primera parte que es más personal y empieza en el siguiente párrafo.

Estimada Angélica:

Has sido mi abogada durante muchos años y te has encargado de todos mis asuntos. Quiero que te encargues también de este que nos ocupa. Sé que es algo extraño pero necesito que hagas esto último por mi (la voz de Angélica se entrecorta). Tú, mejor que nadie, sabes por el mal momento que estaba pasando (hace una pausa y mira a todo el personal que parece sorprendido. Continua leyendo). He decidido que esto ya no tiene sentido, que mi vida esta vacía y que lo único que me hacía ilusión era mi primera hora de la mañana, cuando llegaba y deseaba tomar ese delicioso plunkey que aparecía en mi mesa. Siempre quise que algún día ese plunkey no estuviera allí, o, al menos, que solo estuviera relleno de chocolate, como antes, nada más que de chocolate, tú ya me entiendes (todos ponen cara de sorpresa y extrañeza. Angélica comienza a empalidecer). Sí, Angélica, este último plunkey, supe que fuiste de nuevo tú quien me lo dejo, y no, no estaba solo relleno de chocolate…. Esta mañana he decidido desayunar lo mismo de siempre pero, al ver que el plunkey estaba relleno de algo más, no he podido evitarlo. Fue muy fácil, las pastillas que toma mi mujer para los nervios, que posiblemente siempre le provoque, las cogí y me las he tomado todas. No te sorprendas Angélica, es mejor así, te lo aseguro. Sé que algunos, incluso os alegraréis de mí muerte, no os lo reprocho, la verdad.

Bueno, como yo ya no voy a estar por aquí, a Angélica le dejo una misión clara. Ya llevaba tiempo pensando en un sustituto que llevase esta empresa que tantos años me costó sacar adelante y que cada día se me hacía cuesta arriba, alguien ajeno a mi familia, es mejor así. Os preguntaréis quién, ¿verdad? Aún no os diré nada, os dejare con la intriga. He decidido decirlo en otra carta, una carta que alguien se encargara de mandar dentro de unas semanas y que dirá el nombre de la persona que se hará cargo de todo, no solo de esta empresa, sino de todas las que poseo. Durante estas semanas, Angélica estará por aquí y tendrá que mandar un informe detallado de todo lo que hacéis. Lo mandará por mail a una dirección de correo que me le pongo en esta carta. Estos mail los leerá una persona de confianza que sé que decidirá lo mejor para mis empresas. En cuanto lo tenga claro, elaborara la carta final y os la enviará. No te preocupes Angélica, en la carta también estará tu nombre y te aseguro, que si haces bien tu trabajo, serás ampliamente recompensada.

Esos son mis deseos que espero respetéis. Por tanto, ex compañeros y algún que otro amigo, os dejo ya, estoy cansado y dentro de un momento llegará Alicia y no quiero que me pille vivo.

Angélica levanta la vista. Sigue algo perpleja y sus ojos están más abiertos que nunca-eso es todo- dice. Venga, moveos, a trabajar. Sale del despacho y, en cuanto cierra la puerta, se arma un gran revuelo, todos hablan a la vez, están exaltados y se miran entre ellos. Al salir se forman grupitos en diferentes mesas.

-¿Quién crees que será el sucesor del difuntoooo?- pregunta German haciendo gestos con las manos como si fuese un fantasma.

-Quien sabe, igual Alicia, como estaban….- Felipe deja de hablar cuando Alicia pasa a su lado.

-¿Que decís de mi?-pregunta Alicia.

-Nada, te estábamos viendo como sucesora, jajaja-dice German con voz socarrona.

-Sí, que gracia. Y tú me traerás los cafés listillo.-ríe Alicia.

-Quizás sea tú-dice Alicia señalando a Felipe-todos sabemos lo bien que os llevabais, ¿no? Siempre hablando con él en su despacho.

-Bueno, si así fuera, yo te llevaría el café a tu sitio-replica Felipe.

-Que mono-Sonríe Alicia.
German pone gesto de desaprobación y se marcha. Felipe le mira alejarse y sonríe.



Todos se dirigen a sus mesas, pero nadie trabaja. Están pensativos, se miran unos a otros, se observan y se preguntan ¿Quién será el sucesor? Pasan los días y la tensión se va notando. Angélica va cada día, se queda allí un par de horas, incluso más y observa, siempre observa.

German y Felipe, grandes amigos y grandes pelotas del jefe, ya se miran de otra manera. Están inquietos, intentan hacer méritos pero no saben con quién ni como. Tenían muy bien aprendido cómo hacerlo con un jefe, pero ahora solo tienen a una abogada que se pasea por la sale y les mira. Se sienten perdidos, no tienen referencia alguna. Ambos desean el puesto, eso es seguro, no lo reconocerán jamás pero lo quieren. Felipe tiene deudas, divorciado y con una ex mujer que le permite tan solo respirar. Considera que todo lo demás le pertenece desde el preciso momento en que descubrió que su marido la engañaba con otra, una de esas mujeres que no hacen preguntas. Vive arrepentido, esperando a que llegue su gran oportunidad y así recuperar a la mujer que perdió, la misma mujer que le llamaba fracasado. German, por el contrario, es un solterón empedernido, le gusta vivir al día y vive por encima de sus posibilidades.

Angélica pasa por delante de German y se para.

German, este mes has tenido muy buenos resultados, me consta, por lo que el jefe me contaba de ti. Creo que eres uno de los elegidos.

Bueno, bueno, yo no he pensado en…siento lo que le paso a Ricardo-comenta German sin mirar a los ojos a Angélica. Si quieres lo discutimos luego tomando algo en el bar. Me pareces una mujer encantadora-Dice German mientras la mira más abajo del cuello.

Conmigo no valen estos juegos German-replica Angélica, mientras se aleja de su mesa.

-¿Estás segura?-contesta German mientras mira como se marcha.

A continuación vemos a Angélica hablando con Felipe en una conversación bastante acalorada.



CONTINUARÁ.......

20 comentarios:

JLin dijo...

He empezado la casa por el tejado y he leído la segunda parte sin pasar por la primera (si, soy así de torpe a veces) pero luego he subsanado mi error y... ¡¡venga esa tercera!!

un saludo

miquel zueras dijo...

Me está gustando cada vez más, Lala. Veo que el pluncake trae cola y que seguro que se descubrirán más cadáveres en esa oficina o eso parece. Hasta la próxima semana entonces. Besos. Borgo.

Mario dijo...

A ver quién es el sucesor, el tipo se fue, se rindió, la costumbre le ganó. Me gustan tus descripciones de las damas, se hacen bastante provocativas desde la imaginación. Y esa abogada es dura de roer. Besos.

Javier Simpson dijo...

Uff, saltan chispas. Veo mucha ambición ahí escondida.

Buen relato, Lala

Javier Simpson dijo...

Bueno, dije escondida, pero no es tan escondida

Lala dijo...

Bienvenido Jlin!! gracias por entrar y por leerme al derecho o al revés!! es igual, lo que importa es entretener!! la tercera parte la semana que viene.

Un besote

Lala dijo...

Hola Miguel. Me alegra que te vaya gustando. Viniendo de ti, más aún. Ya verenos lo que depara el plunkey....la semana que viene lo pondré. Aunque ya lo tengo escrito, no puedo desvelar nada. _:)

Besotes

Lala dijo...

Hola Mario. Si, las damas son así de provocativas. Yo me identifico más con Alicia. Angélica, la abodaga, es más fría...y yo de fría nada de nada.

La semana que viene más. Espero que te siga gustando.

Un besote

Lala dijo...

Gracias Javi. Si, el relato esconde ambición en estos personajes. Ya veremos como les va con esa ambición.

Besotes

Lala dijo...

Bueno Javi, esta escondida para los propios personajes que aún no saben hasta donde pueden llegar.

Besos

HABLAR SIN TAPUJOS dijo...

Quería que siguiese un poco más de Ricardo, me recordaba al gran Don Draper. Espero con ansiedad la 3ª parte y a Alicia,,,,
Un beso.

Lala dijo...

Parece, hablarsintapujos, que Alicia os vuelve loquitos. Ricardo no puede continuar... pero Alicia sí.

Besotes

Susan lenox dijo...

No sabía que también escribieses
querida Laluska, el relato es muy divertido, tipo humor negro ???
Besote.

Lala dijo...

Gracias Susan. Me alegra que te haya gustado.

Un besote mu fuerte :)

SqSmaravillosa dijo...

Hola Lala! muy interesante la historia; a mi me da que la rubia tiene toda la pinta de ser la asesina....¿o no? Ay!!!! estas historias intrigantes pueden conmigo, me rebano los sesos pensando en quién será el culpable. Vamos, no tardes en publicar la tercera entrega que me tienes en ascuas. Besoss.

Lala dijo...

Ay!! sqs aun no puedo desvelar nada. mañana lo publicare o el miercoles como muy tarde. besitos y a espero que te guste el final que he preparado. jaja.

David C. dijo...

Lala sigo con atención la historia pero ayudame con esta parte que dice: "Considera que todo lo demás le pertenece desde el preciso momento en que descubrió que su marido la engañaba con otra, una de esas mujeres que no hacen preguntas" a quien se refieren? quién es la mujer que no hace preguntas?

Saludos

David

Pd: Vuelve a poner a Alicia ;) un poco más o que se cruce por ahí y alguien la mire ji.

Allek dijo...

Hola que tal..
después de unos meses obcecados
vuelvo a tomar las riendas
de mi Caja De Zapatos..
he vuelto con una nueva nota llamada “Secándonos” te invito a que sigas leyendo..
un abrazo fuerte!!!

Lala dijo...

Ay!! amigo David!! esas mujeres! esas mujeres! ¿Quién serán? jaja!! pues son aquellas que escuchan tus problemas sin más, no hacen preguntas, solo están para estar contigo sin más ;)

Veo que Alicia te ha impactado eh??

En breve pondré la 3ª y última parte.

Besotes

Lala dijo...

Hola ALlek!! bienvenido de nuevo por estos lares. Espero que sea para mucho tiempo. Entraré a leerte.

Besotes