Si esta imagen no te emociona, no te gusta el cine de verdad

miércoles, 6 de abril de 2011

HAEVNEN (En un mundo mejor)


En primer lugar, antes de empezar mi post sobre esta película, me gustaría saber quién traduce los títulos del original. Esta película se títula “venganza” y la traducen a “en un mundo mejor” tiene tela, o no? A veces me pregunto el porqué de tantas cosas y nunca llego a ninguna conclusión, solo consigo que me llegue a doler la cabeza. Me centrare en la película y ya haré un día un post dedicado a los títulos originales cambiados por quién sabe que persona o personas.

“Venganza”, galardonada con el Óscar a la mejor película de habla no inglesa y globo de oro a la mejor producción extranjera, es una película llena de personajes con dolor o doloridos que nos adentra, a veces de manera muy pausada, en la comprensión de lo que cada personajes siente. Su directora, Susanne Bier, nos muestra su decimotercer film, después de darse a conocer con "Te quiero para siempre" (2002) y "Después de la boda" (2006) aparece con esta cinta que no está nada mal, una de sus mejores películas. Se nota que el guión, realizado por Tomás Jensen, está muy trabajado y meditado. Hay escenas realmente buenas con unos diálogos muy claros y concretos, que dicen lo que hay que decir, sin adornos ni pasteles, aunque algunas escenas están algo forzadas. La fotografía, así como la banda sonora con la música de Johan Soderqvist, son muy buenas.



Esta película habla sobre la condición humana, sobre el aprendizaje, la tolerancia, el respeto y el cariño mezclado con rencor, odio, violencia, relaciones paterno-filiales no resueltas, desamor y, en definitiva, el día a día de dos familias que pasan por situaciones complicadas donde están presentes los niños. Bier maneja muy bien el tema de las familias, sabe hacerlo sin llegar al melodrama, en el que se puede caer fácilmente sí das un paso más allá.



Los personajes principales, Christian y Elías, son dos jóvenes con circunstancias personales muy claras y comprensibles, claramente diferenciadas, su sufrimiento lo proyectan de manera muy particular y la trama de la película se va desenredando para descubrirnos cómo funciona la mente de estos dos chicos. El espectador sabe de primera mano lo que les pasa, lo que sienten y piensan, antes de que lo sepan incluso sus propias familias.




En esta película es un acierto que uno de los padres, Antón, interpretado por Mikael Persbrandt, médico altruista, se dedique la mayor parte del tiempo a viajar a África para ayudar en un campamento de refugiados. Estas escenas en el campamento se van alternando con la vida en la ciudad, parecen dos mundos muy distantes pero ambos están arropados bajos el mismo manto azul y te hace comprender mejor las cosas. Es un logro esta convergencia de situaciones y mundos paralelos, puesto que te hace ver donde reside lo verdaderamente importante y como con los silencios y los planos fijos te transmiten todo lo que quiere contar, sin tener que decir nada, con esas escenas está todo dicho. Te hace vivir de cerca las situaciones que suceden y entender el porqué actúan como lo hacen en determinadas ocasiones. Ningún mundo es mejor que otro, en ambos se sufre porque son las personas las que sufren, estén donde estén.



En cuanto a los actores, no conozco a ninguno de ellos pero ha sido un grato descubrimiento en alguno de ellos. La mayoría son correctos en la interpretación pero algunos transmiten más que otros. Para mi, el mejor es Mikael Perbrandt, que interpreta a Antón, padre altruista, es un actor que llega muy bien al público, incluso en las escenas menos creíbles a él le crees. La interpretación de los niños también está bastante bien; el mejor, Wilian Johnk Nielsen, que interpreta a Christian, desde el primer momento su personalidad y sus sentimientos están claros, ambos personajes están muy bien dibujados. El ritmo de la cinta, en ocasiones se hace algo lento, pero sin llega a cansar, consiguiendo mantenernos atentos a los acontecimientos. He de decir que se da alguna escena forzada, imagino que Bier lo hizo para trasmitir un mensaje importante "poner la otra mejilla ante la violencia", el mensaje llega pero la escena no tanto.

Es una película recomendable, para reflexionar sobre algunas cosas que, aunque de sobra las sabemos, conviene de vez en cuando deternerse a pensar en ellas una vez más.

4 comentarios:

David Amorós dijo...

Hola Lala, estoy bastante de acuerdo con tu crítica. Yo solo le reprocharía que el final es demasiado luminoso para la oscuridad que ha planeado durante la película. Sin duda, una concesión comercial. Por lo demás, creo que está bien dirigida, bien interpreatda y que aguanta bien, como dices, en el filo del melodrama sin caer en él. Un saludo.

Lala dijo...

Hola David,

Gracias por entrar a leer mi crítica. Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas del final. es demasiado happy end para lo que se va planteando a lo largo de la cinta. Quizás quisiera dejarnos un buen sabor de boca o quizás simplemente sea un cierre comercial orientado al público menos exigente.

Besotes

Susan Lenox dijo...

Es cierto que el final, es happy end, pero el film es bueno, quiza yo al ser fan de Susanne Bier, no sea objetiva del todo, tengo que reconocer, que sus films anteriores, TE QUIERO
PARA SIEMPRE, DESPUÉS DE LA BODA Y HERMANOS, son
muy superiores, no sé quiza quiera ganar público
como bien apuntas, la pela es pela...

Lala dijo...

Hola Susan, la película te quiero para siempre me gusto bastante más. Después de la boda y hermanos no la he visto pero la veré porque me parece buena directora. Al final el dinero llama a dinero.

Besotes